miércoles, 8 de septiembre de 2010

Desiderata



Hace tiempo conocí a una persona que me abrió las puertas de su casa para mostrarme su vida, su entorno, una persona que sacaba la parte mas bonita de la piedra mas fea, alguien que me regaló, además de la oportunidad de conocerle, un papel que en su dia me llegó al alma y que hoy lo he vuelto a encontrar en mi mesilla. Quiero compartir con vosotros Desiderata, es un escrito antiguo pero que vale tambien para los tiempo en que vivimos.

“Camina plácidamente entre el ruido y las prisas,
y recuerda que la paz puede encontrarse en el silencio.
Mantén buenas relaciones con todos en tanto te sea posible, pero sin transigir.
Di tu verdad tranquila y claramente;
Y escucha a los demás,
incluso al torpe y al ignorante.
Ellos también tienen su historia.
Evita las personas ruidosas y agresivas,
pues son vejaciones para el espíritu.
Si te comparas con los demás,
puedes volverte vanidoso y amargado
porque siempre habrá personas más grandes o más pequeñas que tú.
Disfruta de tus logros, así como de tus planes.
Interésate en tu propia carrera,
por muy humilde que sea;
es un verdadero tesoro en las cambiantes visicitudes del tiempo.
Sé cauto en tus negocios,
porque el mundo está lleno de engaños.
Pero no por esto te ciegues a la virtud que puedas encontrar;
mucha gente lucha por altos ideales
y en todas partes la vida está llena de heroísmo.
Sé tu mismo.
Especialmente no finjas afectos.
Tampoco seas cínico respecto al amor,
porque frente a toda aridez y desencanto,
el amor es tan perenne como la hierba.
Acepta con cariño el consejo de los años,
renunciando con elegancia a las cosas de juventud.
Nutre la fuerza de tu espíritu para que te proteja en la inesperada desgracia,
pero no te angusties con fantasías.
Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.
Más allá de una sana disciplina,
sé amable contigo mismo.
Eres una criatura del universo,
al igual que los árboles y las estrellas;
tienes derecho a estar aquí.
Y, te resulte o no evidente,
sin duda el universo se desenvuelve como debe.
Por lo tanto, mantente en paz con Dios,
de cualquier modo que Le concibas,
y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones,
mantente en paz con tu alma
en la ruidosa confusión de la vida.
Aún con todas sus farsas, cargas y sueños rotos,
éste sigue siendo un hermoso mundo.
Ten cuidado y esfuérzate en ser feliz”.

7 comentarios:

Chuk dijo...

Vale.
OOOoooommmmmmMMMMM...OOOoooommmmmmMMMMM...
Conste que lo estoy intentando eh.

:)

Pitufa dijo...

Chuk el rapido!!!
:)
te ha gustado? te ha gustado?? venga venga baja de la nube y dime si te ha gustado ;)

Anónimo dijo...

Claro que me ha gustado. Supongo que la persona que escribió esto se dedica a leer los consejos que mis amigos me van dando, o los que yo doy a mis amigos... aunque una cosa es dar consejos y otra llevarlos a la práctica. Pero sí, me ha gustado.

la maru dijo...

A cuento con tu escrito, el otro día leí una premisa que me encantó y que quiero compartir contigo:
"¿cómo voy a amar a los demás si no me amo a mí mismo?
Lo primero es ser amoroso con uno mismo. No seas duro; sé suave. Interésate por ti mismo. Aprende a perdonarte -una y otra y otra vez- siete veces, setenta y siete veces, setecientas setenta y siete veces. Quíerete para que los demás puedan quererte."

Nefertiti dijo...

Pitufa dinos algo, que teneís esto abandonao, jajajajaja
Besosssssssss

Nefertiti dijo...

Feliz 2011. Espero verte pronto por aquí, que se te echa de menos.
Besossssssss

Nefertiti dijo...

Mas besossssssssss